Vivo en BCN
en viu

Ver Reportaje

El Reportaje





IVA a Conciertos

En Julio de 2012, el gobierno que preside Mariano Rajoy anunció un aumento del IVA en espectáculos culturales. Un años después, el sector de la música en vivo denuncia que el futuro de la industria está en peligro

Entre 2008 y 2011 la asistencia a espectáculos de música en vivo se redujo un 23%. Un dato acorde a un país en crisis económica, un desempleo del 25% y donde uno de cada dos jóvenes no tiene trabajo. A pesar de eso, el sector supo “adaptarse” a las nuevas circunstancias: ante la baja demanda, se ajustaron los precios de las entradas y se sacrificaron beneficios. Pero la subida, desde septiembre de 2012, del impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 8 al 21% puso definitivamente en jaque la industria de la música en vivo.

Este aumento del IVA, del 162%, pone a España a la cabeza de la zona euro y tercera de toda Europa, sólo detrás de Hungría (27%) y Dinamarca (24%). Desde el sector afirman que hasta entonces el beneficio industrial rondaba el 15%, por lo cual, esta subida se come el margen de ganancia y así también el estímulo para seguir haciendo conciertos. En sólo seis meses de la entrada en vigor, la facturación ha caído casi un 29%, unos 25 millones de euros. Pero además se proyecta (para cine, teatro y música) una perdida de 4226 empleos directos y el cierre de un 20% de empresas culturales del país sólo en el primer año.

Si se habla de cultura con el frío de datos y estadísticas, es porque desde la industria saben que la medida es política. Que la misma responde a la importancia que el gobierno del Partido Popular le otorga a la cultura y más aún a la cultura popular. Los defensores de la subida piden “distinguir entre cultura y entretenimiento”, en este último entra la música en vivo. Perdida la batalla por defender la cultura por ser cultura, la industria hace del impacto económico su caballito de batalla.

Cómo hacer más visible una actividad que representa el 3% PIB, por encima de la industria energética (2,7%) y cerca de la agraria (3,7%): los festivales de música son un buen resumen. En Barcelona, el Sonar y el Primavera Sound, en su edición de 2012, han recibido más de 97 mil y cerca de 150 mil espectadores respectivamente. Alrededor de la mitad de ellos llegaron desde el extranjero. El impacto económico para Barcelona fue de 117 millones de euros que se traducen en cientos puestos de trabajo e impuestos, pero también, plazas de alojamiento, transporte, alimentación, bienes de consumo, etc.

Por tanto, la industria del directo reclama que su actividad se evalúe en su conjunto, se la valore y proteja. Si no se mide en terminos artísticos y expresivos, si no se considera la cultura un bien social y menos aún un derecho que el estado debe proteger, que por lo menos, “desde sus mentes neoliberales”, ajusten el lápiz, miren a su entorno y, como lo ha hecho Francia, rectifiquen una medida que afecta mucho mas que a un simple entretenimiento.

Datos

25
Millones de euros menos en facturación
162
% es el aumento del IVA
32
Mil millones aporta la Cultura a PIB
23
% menos de espectadores

Muevelo








Realizadores

El Equipo 5

member photo

Luciano Coccio

Periodista
member photo

Miriam Villà

Comunicadora Audiovisual
member photo

Eduard Figueres

Realizador Audiovisual

Contacto

¿Sugerencias, críticas o propuestas?

Envíanos un mensaje